Conservación del vino - Secretos y métodos

El vino es un producto que está en maduración constante, es una "materia viva" e incluso una vez embotellado, por lo que su conservación ha de ser la apropiada para que no se eche a perder y pierda cualidades y propiedades.

Del mismo modo que los antiguos egipcios alardeaban de conservar su vino en grandes ánforas de barro hoy en día los grandes amantes del vino se vanaglorian de conservar sus caldos en elegantes botelleros de madera y en modernas vinotecas.

A lo largo de la historia ha habido diferentes inventos para el almacenaje y conservación del vino que han ido de la mano con el progreso de las técnicas de elaboración de vino.

Vinotecas para conservar su vino

Todo amante de vino que se precie, sabe que la conservación de nuestros caldos, es sin duda, una de las partes más complicadas. Conservar el vino en excelentes condiciones con los bruscos cambios climáticos que sufrimos últimamente, pone es riesgo las cualidad, propiedad y calidad de un buen vino. Por ello, sabemos que las vinotecas son el mejor método de conservación, además de ser un elemento decorativo bastante notorio.

La marca líder en Vinotecas

Desde www.comprarvinos.es le queremos presentar las vinotecas, una empresa líder en este sector, con más de 40 años fabricando vinotecas y con presencia en los 5 continentes.

Métodos de conservación del Vino

Ánforas de Terracota
Desde el neolítico ya se data la utilización de vasijas de barro para el mantenimiento y conservación de víveres (líquidos y alimentos), pero es con la llegada de la Civilización Egipcia cuando se mejora la forma de estos envases para beneficiar la conservación del vino. La forma de estas ánforas se distinguía principalmente por tener un fondo más ancho que permitía a la acumulación de los sedimentos del vino y un cuello largo y estrecho que disminuía la exposición del vino al oxígeno. La utilización de este tipo de vasijas para el traslado y conservación del vino se fue expandiendo por toda la costa mediterránea.
Barrica de Roble
Los Romanos acogieron este sistema de trasporte y mantenimiento del vino tras conquistar la Galia pues los celtas conservaban en barricas de roble la cerveza. El cambio de las ánforas y tinajas de barro hacia las barricas era lógico pues estas últimas proporcionaban un manejo mucho más sencillo y mayor aguante ante los impactos. Poco después de empezar a utilizar las barricas los comerciantes y productores de vino se dieron cuenta que con éste método además de su resistencia y fácil manejo conseguían vino de más calidad pues sus propiedades con el paso del tiempo se conservaban mejor que en el barro. Todavía hoy se sigue utilizando barrica de roble para la maduración del vino, con los avances científicos sabemos que se estabilizan las moléculas presentes en el vino gracias a la permuta de oxígeno entre el aire exterior y el interior de la barrica.
Botella de Cristal
Ya en la antigüedad se venía utilizando las vasijas de cristal y vidrio para dispensar el vino, pero no es utilizado para conservar el vino hasta la mejora de los procedimientos de elaboración de vidrio en el siglo XVII, a partir de entonces se fabrican botellas de mejor calidad y equilibrio que permiten la conservación del vino durante largos periodos. El método de almacenaje poniendo las botellas en forma horizontal en botelleros de madera se da a partir del 1730 por lo que las botellas pasan a ser de forma cilíndrica tal y como las conocemos hoy, en lugar de ser anchas y planas.
Tapón de Corcho
Los tapones que se utilizaban anteriormente a los de corcho estaban fabricados principalmente de madera, recubiertos con tela e impregnados en brea o aceite que alteraban el gusto del vino y no era seguro su aislamiento. A partir del siglo XIX se empieza a utilizar el tapón de corcho esto significó un gran avance para la conservación del vino, asegurando entre otras cosas su estanqueidad y permitiendo así almacenar las botellas de forma horizontal en botelleros de madera, optimizando el espacio en los lugares de almacenamiento y además asegurar la conservación del vino. Dando un breve paseo por la historia vemos que el vino ha ido ligado al hombre, evolucionando y adaptándose a él con los materiales disponibles en cada época.